MEDIOFILIA… y mediofobia

Temo a los medios… porque amo el periodismo

Posts Tagged ‘ipad

Mediofilia Audiovisual – La revista Wired en el iPad

leave a comment »

Vodpod videos no longer available.

Anuncios

Written by David G. Ortiz

marzo 8, 2010 at 3:00 pm

Publicado en Mediofilia Audiovisual

Tagged with , ,

Orbyt, el “zombie” del diario El Mundo

with one comment

Esta tarde se ha celebrado en Madrid uno de esas presentaciones a puerta cerrada a las que, no importa cuántos “timbres” (virtuales) toques, jamás conseguirás ser invitado si no eres más que un estudiante y blogger. Así que nos tenemos que conformar con el inmenso “ruido” – excesivo a todas luces- que ha generado en la Red la nueva aplicación del diario El Mundo, Orbyt, para deducir lo que ha acontecido en la sede de Unidad Editorial.

Empecemos, como es debido, definiendo el objeto de nuestro análisis. Se trata de una plataforma de distribución de contenidos de pago que, según Pedro J. Ramírez, dará lugar a una “nueva forma de leer el periódico para todo el S. XXI”. ¿Pretencioso? Tal vez, pero al módico precio de 14,99 euros al mes o 60 céntimos al día.

Se trata de un soporte a mitad de camino entre el papel y la web, que toma parte de las virtudes y de los defectos de cada uno. Laura Pintos lo define para 233 Grados como “una visualización del diario en papel enriquecida con contenidos audiovisuales, análisis de la Redacción, club de lectores y acceso a todas las ediciones y hemeroteca”. Del papel hereda la comodidad de lectura y el modelo de pago, mientras que de Internet recoge la multimedialidad y la posibilidad de acceder a la hemeroteca.

Vodpod videos no longer available.

Primeras dos carencias esenciales: el hipertexto y la interactividad. Sin enlaces, la aplicación se queda en un mero volcado de la edición impresa al que se ha añadido movimiento, al más puro estilo de la prensa de Harry Potter. Mucho más cerca del papel que de Internet.

¿Por qué lanzar, entonces, una plataforma que se queda a medio camino entre dos servicios que El Mundo ya ofrece? La respuesta está en la búsqueda de los ansiados “brotes verdes”, que el mundo de la comunicación se afana en encontrar de forma aún más pertinaz que el Ministerio de Economía. Pedro J., viejo lobo del periodismo reciclado en hábil empresario, se ha percatado finalmente de lo obvio: no se puede cobrar por los contenidos en Internet, porque el lector hace mucho tiempo que ya no está dispuesto a pagar. Y entonces se le encendió la bombilla, y parió Orbyt.

Pero hay algo que el director de El Mundo quizá no se paró a pensar mientras sus asesores le llenaban la mesa de cifras y estadísticas. ¿Y si ya no es sólo la audiencia de la web la que no quiere pagar por las noticias? ¿Y si Internet ha cambiado de tal manera a la nueva generación de consumidores de medios que ahora no están dispuesto a pasar por caja en ningún soporte? En ese caso, Orbyt sólo será una evolución para los actuales compradores del diario impreso, que podrán deshacerse del incómodo legajo y además ahorrar un buen puñado de euros.

¿Cuál es la conclusión de todo esto? El propio Ramírez apunta la respuesta cuando afirma que, gracias a Orbyt,  “para los periódicos habrá vida después de la muerte, si es que ésta se produce”. ¿Vida después de la muerte? A eso en mi barrio le llamamos zombie: un ser sin alma, vacío por dentro, que sólo tiene sentido como una preservación infecta de la existencia material después de la inevitable defunción.

Eso podría ser Orbyt, el zombie del diario El Mundo.

Pero no se queden sólo con mi opinión, pasen y lean una selección de lo más interesante que se ha publicado al respecto en blogs y Twitter:

  • “No hemos inventado la pólvora ni somos la última Coca Cola en el desierto, pero hemos abierto un camino que satisface muchas de las demandas de los usuarios y profesionales” (Pedro J. en la presentación, vía 233 grados)
  • “Naturalmente esto es mucho más que un pdf” (Pedro J. en la presentación, vía 233 grados)
  • “Orbyt tiene el mismo equipo de redactores y hay que pagar para leer ¿darán un bajón de calidad a su web actual? porque si no mi no entiende” (vía x_hiena)
  • “Frase aplicable a Pedro J. y su Orbyt (y al resto de prensa tradicional): ‘La necesidad nunca hizo buenos negocios’. Franklin” (vía Lentejitas)
  • “Por solo 15€ al mes!!!! no, si acabare volviendo al wow (que vale menos y seguro que tiene contenido exclusivo)” (vía x_hiena)
  • “Qué estrés con Orbyt, ni que hubieran presentado otro iPad” (via Hermanagilda)
  • “Por qué cuando el periodismo tradicional quiere hacerse digital piensa en PDF?” (vía marilink)
  • “Le he preguntado al final a Pedro J y me confirma q es la misma redacción pero con un equipo dedicado exclusivo a los reportajes en Orbyt” (vía AntonioDomingo)
  • “Cuentan con q el papel muere y q hay q crear el relevo donde haya news+reportajes de calidad como el papel, y cobrando como el papel” (vía AntonioDomingo)
  • “En mi opinión, Orbyt es un producto que tiene mucha lógica si lo circunscribimos a la mentalidad Mass Media de una época que se acaba” (Pau Llop en EContenidos)
  • “Es un producto capado para la interacción social: en primer lugar, porque nada o poco se ha dicho sobre ello, y en segundo, porque al ser de pago, la barrera es evidente” (Pau Llop enEContenidos)
  • “Es un producto bueno para los fanáticos de la marca. Y sería un buen producto si mañana se acabase la neutralidad de la Red” (Pau Llop enEContenidos)
  • “Los dispositivos de lectura de ebooks que empezarán a popularizarse al calor del esperado iPad de Apple, del Kindle de Amazon y de sus futuros primitos, sí serán motor de formatos como Orbyt, y viceversa: ofertas de contenido como la de El Mundo en Orbyt tirarán de las nuevas tabletas, de manera que se empujarán mutuamente generándonos una necesidad de consumir información en dichos soportes” (Pablo Herreros en Comunicación se Llama el Juego)

Written by David G. Ortiz

marzo 3, 2010 at 11:01 pm

Mediofilia y Mediofobia (03/03/2010)

leave a comment »

1) El Ipad

Anunciado como el salvador de la prensa escrita, son muchos los medios que ya se están preparando para su llegada. Empezando por El Mundo, que presenta esta misma tarde Orbyt (del que ya hablaremos cuando se tengan más detalles), hastaCondé Nast, que desarrollará versiones especiales para el dispositivo de sus principales revistas (Wired, GQ, Vanity Fair, The New Yorker y Glamour).

Chris Anderson, editor de Wiredpredijo ayer que la tableta tardará “menos de 10 años en convertirse en un producto mainstream“, ya que “es un vehículo más efectivo para la relación con el cliente. No se trata de una plataforma de distribución sino de una plataforma de presentación”, que “irá al encuentro de la Generación Google allí donde viven”.

Frente al optimismo de Anderson, no faltan los escépticos que, como la revista PCToday, defienden que “ya es demasiado tarde para salvar a la prensa escrita” de su inminente desaparición y que “el barco podría haber zarpado ya para la mayoría de publicaciones”, ya que “la gente está demasiado acostumbrada a conseguir contenido de un valor inferior de manera gratuita”. Es decir, que nos han acostumbrado a consumir información fast food y nos ha gustado aún más que las hamburguesas, sencillamente porque es gratis.

1) RTVE

A pesar de que las audiencias de la televisión pública no paran de aumentar desde la retirada de la publicidad, la cadena que capitanea Alberto Oliart ha emprendido un proceso de recortes presupuestarios que todavía no se sabe bien en qué va a terminar. No sólo se han puesto en venta los derechos de retransmisión de MotoGP (y los de la Champions podrían ser los siguientes), sino que además se está barajando fusionar La2 con Cultural.es, lo que supondría una merma tanto de los contenidos sociales de la primera como de la promoción de la cultura española de la segunda.

No sabemos hasta dónde llegará el tijeretazo, pero en PRNoticias ya juegan con la hipótesis de una TVE sin series como La Señora o Águila Roja y la posible venta de derechos de emisión de películas. ¿Seguirá el espectador confiando en la cadena sin sus principales señas de identidad? Esperemos no tener que comprobarlo.

De momento, a Oliart ya le ha explotado una huelga en las manos.

2) Daniel Anido y Rodolfo Irago

El director y el redactor jefe de la Cadena SER se pasaron recientemente al otro lado de las noticias, tras ser condenados por un juez tecnófobo en una sentencia neoludita que excluía Internet de la nómina de “medios de comunicación social” cuya libertad de expresión se encuentra protegida por el artículo 20 de nuestra Constitución. Ya en su momento, todos los medios, profesionales independientes y asociaciones de periodistas se volcaron en defensa de sus compañeros de la SER y, lo que es más importante, de los derechos constitucionales que les amparan.

Ahora el reconocimiento a su labor les llega por parte del Premio José Couso de Libertad de Prensa, para el que son candidatos en competencia directa con Enric González, Manuel Rivas y Kurt Westergaard (el autor de las tristemente famosas caricaturas de Mahoma). El Colegio Profesional de Xornalistas de Galicia y el Club de Prensa de Ferrol serán los encargados de elegir los ganadores, que se darán a conocer en una rueda de prensa el 15 de abril.

2) César Alierta

El presidente de Telefónica se queja de que “los buscadores de Internet utilizan nuestras redes sin pagarnos nada”, mientras que es su empresa la que acarrea con todos los costes derivados del servicio. Ni que decir tiene que cuando le preguntan si es también su compañía quien genera los contenidos, Alierta cambia inmediatamente de tema.

Tampoco se corta a la hora de recomendar a “todos los chicos y chicas listos que hay en el mundo” que se apunten a “el fenómeno ese del garaje, que desde un garaje de tu casa te puedes crear algo importante”. Pero, eso sí, que sea “a través de nuestras plataformas”, que “van a estar abiertas para que cualquiera que tenga una idea, una aplicación, un servicio, la vuelque” y “nosotros nos llevaremos una parte de eso, evidentemente, y al que se le ocurra la idea, si la vendemos, se llevará una parte importante”. Símbolos del dólar en sus ojos. Cientos de aplicaciones para Iphone, IPad y demás dispositivos llenando las arcas de Telefónica sin necesidad de una arriesgada inversión previa.

En resumen, aprovecharse del trabajo de otros para hacer dinero a espuertas. Un momento… ¿no era justo eso lo que le molestaba de los buscadores?

3) Skinput y la piel humana

Gracias a una nueva tecnología desarrollada en los Estados Unidos, el futuro próximo podría parecerse a Minority Report. Se trata de Skinput, un aparato que permite utilizar la piel de las manos y los brazos como si de una pantalla táctil se tratara. Esta anacronía futurista ha sido desarrollada por Microsoft en colaboración con la universidad Carneggie Mellon y consta de un pequeño proyector a modo de brazalete con un detector acústico integrado. El proyector emite las imágenes de botones y ventanas en la piel, en tanto que el detector se encarga de determinar la tecla presionada en función de los ultrasonidos que se desprendan al pulsar. Alucinante.

3) Los TP de Oro

El maltrato sufrido por los periodistas antes y durante la gala llegó al punto de que los fotógrafos de todos los medios a excepción de TP Fórmula TV decidieran dar plantón a los organizadores. Según cuenta PRNoticias, “el acceso a Pacha [donde se celebraba la ceremonia] fue el primer reto. Casi un centenar de profesionales se agolparon en la puerta mientras que los encargados de seguridad organizaron la entrada como si de un sábado por la noche se tratara provocando un tapón en la puerta de acceso”.

A ello se sumó la precariedad de la sala dispuesta por la organización para el photocall y las entrevistas de las televisiones. Se trataba de “un espacio reducido en el que fotógrafos y camarógrafos se encontraron sin la posibilidad de hacer su trabajo en unas condiciones mínimas”. Como guinda del pastel, los redactores de medios escritos no dispusieron de un lugar fijo desde el que desempeñar su trabajo. Por el contrario, se les pidió que se instalarán en los pasillos.

Visto lo visto, poco nos interesa ya quiénes fueron los agraciados con el dorado galardón. Desde luego Hachette no.